8 may. 2012

ENTREVISTA!


1. Si Berlanga o Buñuel te hubiesen visto vestida así, los habrías inquietado con seguridad. ¿La insinuación juega un papel importante para Mistress Minerva?
MISTRESS MINERVA: Totalmente. En los juegos de BDSM hay una evidente insinuación constante.
2. ¿Cómo fueron tus inicios?
MM: Me inicié hace unos cinco años, realizando sesiones privadas.
3. ¿Consideras que existe una evolución social del BDSM?
MM: Por supuesto que existe una evolución social. El BDSM siempre ha existido pero eran pocos los que lo practicaban. Eran vistos como unos depravados, unos degenerados a los que sólo los perdía el vicio y la promiscuidad. Hoy, felizmente, las cosas han cambiado y es mucho más normal. La gente está mucho más concienciada. Está al alcance de cualquiera, desde banqueros hasta bibliotecarios. Además, la realización de eventos BDSM son cada vez más frecuentes en España.
4. ¿Cuál es el perfil habitual del sumiso?
MM: No podría asegurar que todos los sumisos que vienen a mí tienen un mismo perfil. Pueden ser unos jefazos en sus trabajos, gente con cierto poder en sus entornos sociales, pero también pueden ser personas sin ningún tipo de cargo que implique dominio. Ni todos los sumisos del BDSM son unos tiranos, ni todos los tiranos practican la sumisión. Es muy relativo. Ahora, un 70% son fetichistas, pero masoquistas muy pocos. Estos nacen, no se hacen.
5. ¿Se realiza alguna ceremonia de iniciación?
MM: Yo no lo hago, pero puede haber gente que sí.
6. ¿Existen técnicas de dominación?
MM: Hum, no lo llamaría “técnica de dominación”. Quienes lo practicamos de manera profesional seguimos un mismo patrón. Los papeles de dómina y sumiso están pre-establecidos, por lo que cada parte asume su rol con conocimiento de causa.
7. Me viene a la cabeza la muerte de David Carradine. Como recordarás, fue hallado desnudo en un hotel tailandés, con una soga atada al cuello y otra a los genitales. ¿Existen riesgos en la práctica del bondage?
MM: El bondage juega con el riesgo. Es un coqueteo con los límites de lo permisible, con los extremos y la angustia. Es ahí donde quienes lo practican hallan el placer en la inquietud de llevar su sexualidad al extremo. De todos modos, es importantísimo realizarlo con las precauciones debidas. Estamos hablando de parafilia, donde el placer no se consigue con la cópula, no es la finalidad, vamos. El placer es personal y no todos empleamos los mismos caminos para llegar a él. Hay quienes consiguen placer con el ahogamiento, con la momificación o con los azotes.
8. ¿Alguna vez has tenido alguna situación extrema?
MM: Nunca. Soy muy cuidadosa con mis sumisos. Aquí lo que se busca es el placer, no el daño. Sé de algunos casos donde se transgredieron los límites, donde la situación se les fue de las manos. Esto es mi trabajo, no un mero divertimento de salidos, y como tal cuido hasta el más mínimo detalle. 

9. ¿Qué es lo que nunca serías capaz de realizar? ¿Mistress Minerva conoce de límites?
MM: Límites tiene que haber. De momento no trabajo con agujas, pero no me cierro en banda. Lo que no hago ni haré seguro es la coprofagia.
10. Háblanos un poco sobre la Fetish Machine.
MM: Con la Fetish Machine das rienda suelta a la imaginación. Es una máquina muy completa donde encuentras un balancín de suspensión, trampling, dos potros y una red de inmovilización, etc. Facilita los juegos y las fantasías con higiene y gran comodidad.
11. ¿Se salvarían muchos matrimonios con una Fetish Machine en casa?
MM: Jaja (risas). Seguro que sí, se salvarían muchos. Los ayudaría a superar la rutina y a entender que no sólo el tener sexo es la única manera de compartir placer. La Fetish Machine sería un complemento perfecto.
12. ¿A qué personaje o figura pública te causaría placer flagelar?
MM: A los terroristas, a los que causan pánico y dolor gratuito e inmerecido.
13. ¿Cuáles son las fantasías más habituales de tu público?
MM: Las más habituales son principalmente tres: el fetichismo de pie, la lluvia dorada y la sodomización. Dentro de la indumentaria, los tacones de aguja y el látex juegan un papel esencial en el BDSM.
14. ¿Qué juegos de rol son los más solicitados?
MM: Los de Diosa y Siervo, por ejemplo. El rol militar es uno de los más demandados también.
15. ¿Bettie Page o Betty Boop? ¿Por quién se decantarían más los hombres?
MM Sin duda Bettie Page. Betty Boop es la lolita prohibida y juguetona, pero no deja de ser un dibujo animado. Bettie Page fue un ícono real que sentó las bases del fetichismo y look BDSM. Ella sabía cómo ejercer a la perfección de pin up y sex symbol con una clara referencia sado.:
16. ¿El padecimiento es lo más importante, sin que importe lo se le inflija a la otra persona?
MM: Según el caso, pero todos los caminos llevan a Roma. Se busca la liberación. Si el padecimiento es consentido y consensuado, sí. El derramar cera sobre el cuerpo, o las pinzas en los genitales o pezones conllevan una dosis de dolor. Todos los hombres deberían saber que sus pezones son una gran zona erógena.
17. La venida del Papa causó cierto revuelo en grupos laicos y ateos en Madrid. ¿Cómo lo recibiría Mistress Minerva, con un látigo o con una cruz?
MM: ¿La “venida” del Papa?
18. Dejémoslo en “la visita” del Papa.
MM: Pues lo habría recibido con la cruz de San Andrés y un cilicio.
19. ¿Buscarías tu beatificación acaso, la beatificación de Mistress Minerva?
MM: Mistress Minerva, la primera Dómina beata… jajaja, suena bien, me gusta. La religión cristiana está llena de elementos BDSM y fetichistas, y claramente se usan juguetes como los que acabo de mencionar. Hay mucho en común entre los dos mundos.
20. Tu perro, ¿muerde o lame?
MM: La única que muerde soy yo. Y él lamerá solo si Yo lo ordeno.
21. ¿Somos todos unos pervertidos?
MM: Sin lugar a dudas, la diferencia es que unos lo vivimos con dignidad y otros lo rechazan dentro de su represión.

TXT : Santiago Antúnez de Mayolo           Photo : Robinson Ferrufino




No hay comentarios:

Publicar un comentario