23 mar. 2015

Sangre, sudor y lágrimas

Sangre, sudor y lágrimas mas de lo que pueda parecer en Paranoid, que el pasado sábado se despidió de los escenarios, por el momento... Riesgos reales y mucha adrenalina noche tras noche para sorprender a un público a veces difícil, porque lo diferente no es siempre bienvenido... De todos modos me siento feliz y orgullosa de haber formado parte de una obra tan transgresora, aplaudida y criticada, sé que por Mi libertad de expresión levantaré muchas ampollas, pero prefiero saltar al vacío que mirar desde el borde del precipicio con ganas de lanzarme. No me voy a autocensurar, creo que hay que ser valiente y apostar por lo que uno cree, siempre con el respeto por delante y siendo fiel a uno mismo. El BDSM bien lo merece, porque en Paranoid había spanking, asfixia, descargas eléctricas o trampling en el contexto de una história llena de magia, misterio, sensualidad y una lucha por sobrevivir.
GRACIAS a todos los paranoicos que se ofrecieron desde el minuto uno para formar parte de ello. GRACIAS a las mentes abiertas, curiosas y con ganas de ilusionarse que han venido al teatro, vibrado y aplaudido desde las butacas, ése es el motor de arranque para seguir adelante, y no pararemos. To be continued...





No hay comentarios:

Publicar un comentario